Vista del exterior de la vivienda
La antigua vivienda del guardagujas, junto a las vías abandonadas del ferrocarril, consistía en dos pequeños volúmenes separados de fábrica. El mayor era la vivienda y el otro un pequeño almacén. La renovación consiste en la adición de dos volúmenes de madera de 2 metros de profundidad: uno será el porche en el frente y el otro una pieza de aseo conectado con el volumen pequeño ahora transformado en spa. El resultado es una casa pequeña con un gran baño que consume prácticamente la mitad de sus superficie. Una casa para disfrutar bajo los árboles.

Estado previo de la vivienda

Esquema de la actuación
Se aprovecha la separación entre las dos construcciones para introducir una franja de madera que conecta la vivienda con el baño-spa en la parte posterior. Otra franja igual en la fachada actualiza el aspecto de la casa y proporciona un espacio protegido de entrada y almacenaje.

Planta de la vivienda

La vivienda se habilita con tres cajas de madera, dos exteriores: el porche y la conexión al baño, y una interior, que contiene la cocina y un dormitorio en planta baja y un altillo sobre estas piezas.

Alzado principal cerrado y abierto

inicio