HAUGERUD

Cuidadores de nidos

Detalle maqueta 
¿Podemos pensar en los edificios como individuos pertenecientes a diferentes especies con su propia identidad?
Como ocurre en otros ámbitos, la arquitectura posee atributos que hacen factible establecer relaciones de empatía con los usuarios y viceversa, y es posible considerar estos vínculos afectivos como un material de trabajo para la práctica disciplinaria. Operando con parámetros subjetivos, esta declaración de "especies arquitectónicas" se refiere a la explicitación formal de sus capacidades performativas, y requiere una conciliación entre el proyecto y su contexto, para estrechar los lazos entre usuarios y edificios, entre la ciudad y sus ciudadanos. Como afirman algunos sociólogos, hemos recuperado una relación de utilidad con los no humanos más allá del beneficio económico, y más allá del cumplimiento de sus simples necesidades e interdependencia directa. A medida que la arquitectura concilia su forma al mediar con nuestras necesidades programadas en un proceso de refinamiento duradero, estos "mensajeros urbanos" pretenden establecer una relación de interdependencia, donde sus propensiones naturales piden ser complementadas.


Maqueta 
​​​​​​​Haugerud Centre aspira a una nueva identidad, que puede provenir de una orientación única hacia el suministro de bienes y servicios relacionados con la explotación sostenible de los recursos naturales: comercio justo, compras responsables, eco-mercadeo... Desde un mercado ecológico que ocupa la planta calle, a otros tipos de tiendas relacionadas con la naturaleza de alta calidad que se pueden encontrar en la planta superior. Un nuevo aspecto debe acompañar este cambio interior de espíritu, para el cual Haugerud Center aplica para "borrar" las estrategias. El desvanecimiento de sus volúmenes articulados a través del color y el material, para devolver una nueva imagen visual que la haga reconocible.

Diagnóstico urbano
Guión gráfico de la mediateca
Guión gráfico proyectual
Transformado en "Nest Checkers", los usuarios potenciales participan en un proceso de curado de construcción, y desempeñan un papel clave para lograr un equilibrio fácil entre complementarios, superando la experiencia visual y va más allá de los sentidos hápticos. En este Urbanismo Involuntario, la arquitectura supone pequeñez, placer y cortesía como estrategias para asimilar y comprender la complejidad. Percibidos como juguetes, animales de compañía, las arquitecturas niegan la presencia de larga distancia, y parece ser susceptible de recibir nuestro afecto, cercano a nuestra experiencia y definiendo una nueva frontera en el intercambio cultural. Nest Checkers mantiene un contrato dialéctico entre el usuario y la arquitectura.
inicio